Nuestra experiencia personal cuando recibimos a nuestros gatos

Nuestra experiencia personal cuando recibimos a nuestros gatos

Ledey en la mudanza

A Ledey lo rescaté de la calle siendo muy pequeñito. Me lo llevé a casa, cuando aun vivia con mis padres, y al principio lo tuve unicamente en mi habitacion conmigo, para dias despues ir dejandole cada vez mas territorio que explorar. Se sentia seguro y protegido.

Ledey durmiendo

Ledey durmiendo

Años después, cuando me traslade a una nueva casa a vivir con Arkaitz y nos llevamos a Ledey le costó muchas horas salir de debajo del sofa. Estaba muy asustado y yo muy preocupada. Pensaba que con el hecho de que yo estaba alli ya era suficiente motivo para que se adaptara. No me daba cuenta que para él estar en un lugar nuevo significaba tener que protegerse de los posibles nuevos peligros de aquel sitio.

Muffin me mordía

Viviendo en nuestra nueva casa, Arkaitz rescató a un gaturrillo muy pequeño de una fabrica de procesos pesados. El gatito llegó a casa totalmente sucio, los ojitos legañosos y faltandole parte de una de sus patitas.

Lo cuidamos mucho, se curo y se adapto bien al entorno. Sin embargo, la relacion mia con el gato no era buena. Se ponia agresivo conmigo y me mordía el brazo, la mano, etc. Yo tenia miedo al gato y mis reacciones eran cabrearme, chillarle, encerrarle en la cocina, pero nada de aquello servia e incluso agrababa la situacion. Me alteraba emocionalmente.

La situacion mejoró cuando yo cambie mi actitud ante el gato.

Muffin de la Reina

Muffin de la Reina

El cambio de actitud ha sido un proceso. Una leccion a aprender. La solucion ha sido cambiar yo. ¿Como he cambiado? Asentando mis emociones. El gato no controla ya mis reacciones. Yo no reacciono negativamente ante el. No le tengo miedo. Si viene a morderme o me esta mordiendo le cojo despacio para que suelte y le bajo al suelo, o le aparto despacio y continuo con mis cosas. Sin gritar, sin enfadarme, sin sentirme mal. Cuando viene con ganas de mimos le hago caso y le doy mimos, pero si alguna vez viene con ganas de morder, le aparto y sigo a lo mío. Al ver que no consigue nada, el gato se olvida del tema.

Quiri sin problemas

Quiri Persa Chinchilla

Quiri Persa Chinchilla

El recibimiento de Quiri fue bastante sencillo. La fuimos a buscar a su gateria personalmente y nos la trajimos a casa, era una beba curiosa y muy feliciana. En casa ya vivian Muffin y Ledey y se hizo super amiga de Muffin, tenían edades parecidas y les encantaba jugar. Ledey refunfuñaba un poco porque prefiere estar tranquilo.

Pero se adapto facil y rapidamente a su entorno. Tardo un poquito mas en ser mimosa con nosotros. Pero si lo piensas es algo logico. Primero ven que el territorio es seguro, despues se relajan y te aceptan como su nueva familia.

Bubu era muy miedoso

Bubu y ark

Bubu y ark

La llegada de bubu a casa, nuestro papi persa chinchilla, fue en un transportin tras al rededor de 24 horas metido en el y un largo viaje mediante transporte de mascotas. En casa estabamos muy emocionados por su llegada pero no pensamos en que el gato estaria asustado y sucio.

Le sacamos en la cocina al principio, con su comida, con su agua, caja de arena, etc. Teniamos muchas ganas de acariciarle.. seguro te haces a la idea de la emocion y espectativa de conocerle. Pero el gato estaba asustadisimo, se escondia de nosotros y se metia de vuelta en el transportin. Hubo que darle algo de tiempo y espacio para ir acostumbrandose y sentirse uno mas de la familia.

Adaptarse es un proceso

Hoy en día me doy cuenta de que el cambio, al principio, puede ser brusco para el animal. Hay que darles tiempo porque cada gato es diferente, su nuevo entorno es diferente y lo mejor que podemos hacer es tener paciencia con ellos y darles mucho amor, porque adaptarse es un proceso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *